Perlas, un clásico que jamás pasa de moda.

Las perlas son, sin duda, el complemento por excelencia. Las utilizamos desde la más tierna infancia y nos acompañan a lo largo de toda la vida ¡favorecen a todos los rostros! Es un clarísimo símbolo de feminidad y elegancia al alcance de todo el mundo. ¿Sabias que, además, cuando una novia las lleva el día de su boda, son símbolo de buena suerte, belleza, pureza, felicidad y amor?.

Antiguamente, todas las perlas que existían en el mercado eran de origen natural. Las perlas naturales se generan en el interior de ciertos moluscos de la manera más casual: un «elemento externo» como puede ser un poco de arena, un trozo de madera… se cuela en su interior y el molusco, para defenderse de este elemento, deposita una mezcla de carbonato cálcico con una proteína llamada conchiolina hasta cubrirlo. Capa tras capa, se va formando la perla de manera aleatoria, por este motivo todas las perlas naturales tienen formas y acabados diferentes.

Actualmente, existen diferentes tipos de perlas:

PERLAS DE CULTIVO EN AGUA SALADA:

Perlas japonesas o perlas Mabe: Se cultivan en Japón en un proceso lento y delicado. No son completamente redondas ya que nacen pegadas a la concha, dejando uno de sus lados planos. Se utilizan sobre todo para montar pendientes. Es en Japón donde mayor es la producción de este tipo de perlas aunque en China también se cultivan desde hace años. El tiempo de cultivo de estas perlas es inferior al de cualquier perla ya que va de 6 meses a 2 años.

Perlas Australianas: Su creación puede tardar entre 3 y 9 años y el molusco que lo crea, la Pinctada Maxima, ¡es la ostra mas grande del mundo!. Se cultiva en las aguas saladas de Australia, Indonesia y Filipinas. Pueden tener diferentes formas y diferentes tonalidades, yendo desde el blanco mas puro hasta el negro. Son conocidas bajo el nombre de «Reina de las perlas«. Debido a todas sus cualidades, son las perlas elegidas en mayor medida por las novias para el día de su boda ya que simbolizan la pureza e inocencia.

Collar de perlas cultivadas de Australia, seleccionadas dentro de un rango de tamaño  de entre 11´5mm y 9 mm de diámetro con cierre de oro blanco de 750ml (18 kts.)

Perlas de Tahiti: Se cultivan en el agua salada de la Polinesia francesa. Son increíblemente únicas y espectaculares, pudiendo tener tonalidades azules, grises, doradas e incluso verdes. El periodo de tiempo de cultivo es de 2 a 3 años.

Pendientes realizados con montura de oro amarillo de 750ml (18 kts.) y perlas cultivadas de Tahití de 11 mm UP de diámetro

Perlas Akoya: Estas perlas fueron las primeras perlas que se comercializaron con éxito en el mercado internacional de perlas a inicios del siglo pasado. Se cultivan en las granjas en las lagunas de la costas del suroeste de Japón. Su tamaño ronda entre los 3 y 12 milímetros y son de color blanco, crema y amarillo.

Pendientes realizados con montura de oro amarillo de 750ml (18 kts.) y perlas cultivadas Akoya de 6´5-7 mm de diámetro.

PERLAS DE CULTIVO EN AGUA DULCE

Perlas Fresh Water: Se cultivan mayoritariamente en lagos y ríos de China y tienen un muy alto nivel de nácar. Su producción es muy superior a las perlas Australianas o de Tahití por lo que su precio es inferior. Podemos encontrárnoslas con diferentes formas (redondas, barrocas, estriadas…), colores y tamaños. Estas perlas son muy parecidas estéticamente a las perlas de Akoya, pero se encuentran a un precio muchísimo más económico. La única desventaja es que las perlas de agua dulce son generalmente más pequeñas y menos simétricas.

¿Como cuidar nuestras perlas?

Algo a tener muy en cuenta para que nuestras perlas se conserven en perfecto estado:

  1. Nunca las guardes en contacto con otras joyas, se pueden rayar. Lo ideal es conservarlas en el interior de un algodón.
  2. No apliques sobre ellas ningún tipo de crema o perfume, el alcohol estropea el nácar.
  3. Nunca las laves con productos químicos y/o abrasivos.
  4. No te duches o bañes con tus perlas puestas. No hay problema en lavarlas con agua pero si es perjudicial el uso de geles.
  5. Limpia tus perlas después de cada uso con una gamuza suave mojada en agua.

RECUERDA: Las perlas siempre han estado de moda y continúan estándolo. Es tendencia en todas las edades y en todas sus formas, combinadas en diseños de plata o de oro. Pendientes, pulseras, collares… ¡un acierto seguro!

En Joya 36 encontrarás una enorme variedad en joyas con pelas ¡pásate a ver nuestra colección al completo! Visitanos en www.joya36.com.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *